CONVOCATORIA: Escrituras alrededor del golpe

Las efemérides en un espacio cultural en disputa extensa, permanente, con periodos de explicitación y concretización material de la lucha, y otros de latencia de la misma, como es el caso de Chile, son comprensibles como un lugar de enfrentamiento. Por supuesto, la idea que prima en el concepto es la de dispositivo de enunciación de los espacios de poder utilizados para afianzar y reproducir las lógicas de explotación y dominación. Dispositivo instalado en los canales de circulación oficiales de manera programática y ultra ideologizada en pos del asentamiento y optimización de un estado específico de cosas, de un determinado ordenamiento de las categorías sociales y, evidentemente, de la producción en masa de sujetos funcionales a los requerimientos de todo tipo, emanados de la institucionalidad asentada en tales enunciaciones.

Sin embargo, el concepto de efeméride, como cualquier otro de importancia en los devenires del enfrentamiento por un espacio político-cultural, debiese ser pensado al modo de una constelación de fuerzas que pugnan por apoderarse del sentido de lo dicho y lo acaecido. Puede, en esta línea de argumentación, defenderse la posibilidad de la aparición de lo no visto ni dicho en lo que la tradición nos enrostra como evidencia, la fulguración mínima de una clave de resignificación, de un sentido sobre el sentido, de un “resentido” (para dar un significado novedoso a una palabra-argumento majaderamente utilizada en las discusiones políticas, culturales, económicas del Chile de la dictadura de Pinochet y de los gobiernos concertacionistas) que logre desatar el encadenamiento de significaciones, conceptos y categorías que se han construido con relativo éxito desde el golpe hasta nuestros días.

El concepto mismo de golpe ha sido escenario de estas disputas. La definición eufemística de pronunciamiento para hacerse cargo del acontecimiento golpista, o incluso los de salvación o liberación responden cada cual a tradiciones específicas que habitan los focos enunciativos de la sociedad chilena. Pluralidad de nombres en ningún caso gratuita que devela de modo primario un carácter faccionalista que se ha pretendido ensombrecer con la adscripción a la idea de dos o tres macroentidades políticas que resumirían el espectro político chileno. Cuestión que queda clara en las disputas que se producen entre quienes aspiran a la hegemonía del concepto golpe, pero que aún se conmocionan ante la inclusión aclaratoria de “cívico militar” a tal concepto. Y, en un sentido más amplio, golpe y dictadura chilena se enmarcan en un período específico de la historia latinoamericana, además de constituir, para algunos pensadores, un punto de inflexión en la instalación del orden mundial imperante hasta nuestros días.

La discusión del estatuto epocal inaugurado por el golpe cuenta también con diferentes enfoques y referentes que pugnan y generan alianzas en pos de sostener su legitimidad en la narrativa histórica nacional. De este modo, asistimos desde la década de los 90 a diversas tentativas político-académicas que lidian con el acontecimiento y sus posibilidades, o imposibilidades, de aprehensión conceptual, tal es el caso de los conceptos de dictadura, transición (y sus vociferantes finalizaciones), postdictadura, etc. Pluralidad de referentes que hacen evidente el carácter polémico del proceso de determinación y acoplamiento con conceptos como Estado, nación, pueblo, neoliberalismo, socialismo, etc.

Los movimientos políticos de los últimos años han puesto en crisis en el cuerpo social el concepto sociológico de transición, con el que la gubernamentalidad pretendió clausurar las huellas de la dictadura en la administración neoliberal, y que funcionó como pivote para la hegemonía de la concertación, obligándonos a reeditar y abrir nuevos campos para la discusión política, de modo tal que la crisis no sea nuevamente bloqueada y vehiculada por la política empresarial, ni por una figura popular que borre la complicidad de los partidos políticos con el fomento en la post-dictadura; la utilización estatal de los informes de verdad y reconciliación; el concepto de reconciliación como punto ciego de los discursos políticos oficiales; el carácter conmemorativo, clausurante y cómplice de diversas voces académicas (ya sea bajo la forma de discursos que abastecen las lógicas de gobierno, o bajo el apacentamiento silencioso en las estructuras de FONDART, FONDECYT, CONICYT, etc);  la homogeneización de las políticas de memoria; las posibilidades de resurgimiento de categorías de análisis previas al golpe y la dictadura; el ensamble entre soberanía y gestión en la constitución, entre otros.

Escrituras Aneconómicas invita al análisis y al debate de estos y otros aspectos del tema como modo de enfrentar la arremetida massmediática y oficial que es esperable con ocasión de la consabida efeméride.

 

Fecha límite de recepción de colaboraciones: 01-08-2013. Todas ellas deben ser enviadas al mail: escrituras.aneconomicas@gmail.com.

Fuente: http://escriturasaneconomicas.cl/Convocatoria.php

Anuncios